El comportamiento general de la economía china en 2012 ha sido moderadamente satisfactorio. El crecimiento (7,8%), el más bajo desde 1999, superó el objetivo oficial del 7,5% en medio de un agravamiento de las dificultades internas y externas. Por otra parte, la inflación se situó en el 2,6%, alejada del 4% fijado como objetivo para todo el ejercicio, y tras meses de aguda preocupación por las tensiones derivadas del incremento imparable de los precios de los alimentos que representan en torno al 30% del IPC.

 

Por Xulio Ríos

 

Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine



Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine.