Un aura de cambio está envolviendo el gigante asiático. Gracias al extraordinario crecimiento económico que China ha experimentado desde su apertura al capitalismo hace más de tres décadas, los gustos, valores y patrones de consumo de la clase alta china han mutado hasta caer en las redes del lujo y la suntuosidad. En la actualidad, la potencia representa una cuarta parte del sector del lujo mundial, que en 2012 movió 212.000 millones, y el 25% de las compras de estos bienes en el mundo tienen firma china. Una tendencia que va en aumento.

 

Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine



Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine.