Puede que no haya mejor termómetro de las relaciones entre dos países que las inversiones de sus empresas y, en el caso de España y China, estas tal vez pasen por su mejor momento. Durante los últimos años de crisis económica, España se ha visto obligada a mirar a China más que nunca, tal y como ha quedado patente en las diversas delegaciones de políticos y empresarios que han viajado entre ambos países para estrechar lazos bilaterales. Entre las últimas visitas figura la realizada por el presidente del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular de China, Wu Bangguo, en mayo de 2012, y en la que se cerraron acuerdos por valor de 500 millones de euros….

Por Jorge Planello

 

Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine



Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine.