Los dirigentes chinos han dicho en público de forma reiterada que consideran a España “el mejor amigo de China en Europa”. Esta última afirmación tiene como fundamentos la actitud de España en relación a los sucesos de Tiananmen, en junio de 1989, y a Juan Antonio Samaranch. El Gobierno de Felipe González fue el más comprensivo de la UE con China tras Tiananmen: Mantuvimos los créditos y la comisión mixta económica, Francisco Fernández Ordóñez fue el primer Ministro de Asuntos Exteriores y S.M. el Rey el primer Jefe de Estado europeos en visitar China tras aquellos sucesos. Entendimos que había que apoyar a Deng Xiaoping…

 

Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine



Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine.