Durante más de dos siglos y medio (1565-1819), el llamado Galeón de Manila, o Nao de la China, viajó pendularmente entre Filipinas y la Nueva España, relacionando así el Imperio Español con el de China, que por entonces era el de mayor expresión económica en el mundo. Una relación que tuvo un papel determinante en la primera globalización. La Nao de la China surcó la inmensidad del mayor océano del planeta desde 1565, teniendo como primer impulsor a Legazpi y a Urdaneta como piloto de la primera navegación…

 

Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine



Para poder ver el artículo entero suscríbete o compra un ejemplar de Global Asia Magazine.